Cuando la obesidad es un problema: las claves de la cirugía bariátrica

La obesidad es una enfermedad crónica degenerativa, incurable. Su resolución no depende exclusivamente de la voluntad y está vinculada con mas de 20 enfermedades o comorbilidades, tales como la diabetes, la hipertensión arterial, la apnea del sueño, el asma, el colesterol o triglicéridos aumentado, enfermedades cardíacas, hígado graso, lumbalgia, cervicalgia, síndrome de ovario poliquístico, infertilidad, reflujo gastro esofágico, incontinencia urinaria, depresión y cáncer.

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren al menos 2.8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

En argentina la cuarta encuesta nacional de factores de riesgo del 2018, reveló que el 61,6% de la población mayor de 18 años tiene exceso de peso y que un 25,4% es obesa, frente al 20,8% registrado en 2013, el 18,0% de 2009, y el 14,6% de 2005, es decir que aumento la obesidad desde el 2005 al 2018 un 74%

Las causas de la obesidad son multifactoriales, es decir que no depende de un solo factor, por eso es tan difícil su tratamiento.

Clasificamos la obesidad utilizando el Índice de Masa Corporal (IMC) peso/altura 2. Ej. 100/(1.57 x 1.57)= 40.57 kg/m2.

El éxito en el tratamiento de la obesidad sucede cuando el paciente pierde más del 50% de su exceso de peso (peso actual – peso ideal) y ese descenso de peso debe mantenerlo por más de 5 años. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los pacientes con obesidad severa o mórbida que realizan tratamiento médico como la dieta, ejercicio, cambios de hábitos, pastillas autorizadas para bajar de peso, internaciones pero sin cirugía, alcanzan el éxito entre el 2 al 5%, esto es lo que motiva la búsqueda de otras terapéuticas.